FANDOM


Citas.jpg

Compartimos las citas y textos que estuvieron colgados de forma permanente durante la sesión. SI quieres añadir más citas de interés, no te cortes! Puedes ver las citas también en formato presentación.

  1. Educación … hacer del hombre una máquina (Nietzsche).
  2. La escuela hace de la alienación una preparación para la vida (Ivan Illich).
  3. Las escuelas son una forma perfecta de contribución fiscal regresiva, que los pobres paguen para beneficio de los ricos (Everett Reimer).
  4. Toda la sociedad es introducida desde la escuela en el mito del crecimiento ilimitado, del rendimiento, de la productividad y del consumo (Ivan Illich).
  5. Casi todos debemos nuestro conocimiento de la realidad, nuestra comprensión de la vida y del trabajo, a una amistad o amor, a la televisión o a una lectura, al ejemplo y al estímulo de nuestros semejantes (Ivan Illich).
  6. Los programas revolucionarios que no tienden a eliminar las escuelas, no son, más que gritos demagógicos para el aumento de lo mismo (Ivan Illich).
  7. Mi abuela quiso que yo tuviera una educación, por eso no me mandó a la escuela (Margaret Mead. Inicio de “La escuela a Muerto” de Everett Reimer).
  8. Los niños no necesitan que se les haga aprender, que se les diga cómo aprender o se les muestre como. Si les damos la facilidad para acercarse al mundo, ellos verán por sí mismos las cosas que son verdaderamente importantes… y ellos crearán para ellos mismos un sendero mejor hacia el mundo del que nosotros podríamos hacer para ellos (John Holt).
  9. Queremos personas capaces de destruir, de renovar sin cesar los medios y de renovarse ellas mismas; personas cuya independencia intelectual sea su mayor fuerza, que jamás estén ligados a nada... aspirando a vivir vidas múltiples en una sola vida (Francisco Ferrer i Guardia).
  10. Hoy considero que las afirmaciones que haga o que hagan en nombre de una entidad grande o pequeña, llámese sociedad, asociación, liga, partido, masa, multitud, sólo tienen valor positivo según se aproximen a radicar en todos y en cada uno de los individuos que componen la corporación de que se trate. Un programa, un manifiesto, una manifestación, las conclusiones de un mitin, una votación, una sonada, aunque por su importancia material tenga carácter de revolución, nada significan si su interpretación corre exclusivamente a cargo de sus inspiradores y directores habiéndola de acatar el mismo pueblo a quien se pretende beneficiar (Anselmo Lorenzo).
  11. El Estado como objetivo: la aceptación generalizada de la coacción estatal como propósito y la interiorización progresiva del principio de autoridad en que se funda como premisa… He aquí la finalidad más notoria del aparato educativo. (Pedro Garcia Olivo, El irresponsable).
  12. Sin alumnos no es posible el profesor; sin obreros no es pensable el empresario. (Pedro Garcia Olivo, El irresponsable).
  13. La máquina escolar no trata de fabricar un hombre libre, libre de saber, sino un hombre condenado a vender su fuerza de trabajo a un patrón, condenado a trabajar siempre más y mejor. Trata de transformar el deseo de saber, de aprender, en obligación de trabajar, en obligación de desear trabajar. (A. Querrien).
  14. … la efectividad represiva de nuestros centros de “domesticación” parece trastornarse: la progresión indetenible del paro plantea, definitivamente, la ausencia de futuro y, con ello, desquicia los objetivos clásicos del sistema de enseñanza. Para la juventud escolarizada, en todos sus niveles, ya “no hay futuro”. Y al desaparecer el futuro, incluso como trabajo alienado, se pierde también la última razón para soportar la tortura de las aulas. (Pedro Garcia Olivo, El irresponsable).
  15. … lo realmente importante, lo que hoy puede preocupar a los jóvenes, aquello que despierta su curiosidad y su interés, es precisamente lo que no se dice en clase, aquello de lo que no se puede hablar, todo cuanto se margina de la programación oficial y de los libros de texto (Pedro Garcia Olivo, El irresponsable).
  16. … la violencia del examen funciona como instrumento de control social, destinado a extirpar el deseo de aprender y fijar a cada uno en su puesto social de partida (Passeron)
  17. ...que los métodos dominantes de enseñanza, reforzados por toda la mecánica policial de los temarios, la asistencia más o menos controlada, la evaluación autoritaria, la coacción de los padres vigilantes, el despotismo ilustrado de los reglamentos de régimen interno,... han pretendido siempre producir un sujeto “acrítico”, obediente, conformista (buen hijo, buen estudiante, buen obrero si hay suerte, buen parado en todo caso, buen padre, buen ciudadano y, finalmente, una tumba más en un cementerio de buenos demócratas), es decir, el tipo de hombre que los poderes políticos y económicos necesitan fabricar para perpetuar su dominación. (Pedro García Olivo, El irreponsable).
  18. La iglesia católica que se apodera del saber es quien va a canalizar la educación de hace 2.000 años para acá. Pero en el devenir histórico, los estados modernos se acaban dando cuenta de este poder que posee la educación y por ello trata de arrebatárselo a la iglesia; comienza así otra etapa donde la iglesia y estado, o estado sin iglesia, asumen la responsabilidad educativa de los pueblos porque saben que en esa transmisión de pautas morales, determinados conocimientos, horarios exámenes, etc, pueden controlar a las poblaciones y conseguir que sus sistemas sociales se perpetúen o avancen en su beneficio. (Josefa Martín Luengo, Paideia. 25 años de Educación Libertaria).
  19. Una escuela para la inutilidad muy útil. Una escuela de enajenación mental y personal. Un escuela adiestradora, una escuela conservadora de privilegios e ideas. Una escuela desinformadora. En definitiva, una escuela vacía para una sociedad borreguil que no se altera ante el hambre, la violencia, la guerra, la tortura, la muerte, la discriminación, la intolerancia y la frustración continua y la infelicidad. (Josefa Martín Luengo, Paideia. 25 años de Educación Libertaria).
  20. La escuela del estado (porque resulta obvio que no existe la llamada escuela pública, porque de ser pública estaría gestionada por los colectivos y no por el estado) sirve a los intereses del estado, como la escuela de la iglesia sirve a los intereses de la iglesia. (Josefa Martín Luengo, Paideia. 25 años de Educación Libertaria).
  21. Las instituciones educativas han perdido el norte, y ello les va a conducir a ser responsables de unas generaciones futuras deshumanizadas en donde se va a imponer la ley del más fuerte, pero no como selección natural, sino como selección artificial. (Josefa Martín Luengo, Paideia. 25 años de Educación Libertaria).
  22. El perfil personal que la escuela estatal potencia en sus alumnos, es el siguiente: personalidades apáticas, aburridas, sumisas a la autoridad, rebeldes por medio de la violencia, competitivas y por lo tanto insolidarias, que valoran el dinero y el éxito personal como objetivos fundamentales, menosprecio del saber y la cultura inmaduras y mentalmente fijadas en edades adolescentes con intereses sexuales prioritariamente expresos, lo que genera una relación de género violenta y discriminativa, una ética inexistente en valores humanos y una búsqueda del placer inmediato propio de edades infantiles, negativa al esfuerzo y rechazo de cualquier tipo de responsabilidad. (Josefa Martín Luengo, Paideia. 25 años de Educación Libertaria).
  23. Cuando las criaturas se desenvuelven en libertar constantemente se encuentran en actividad, constantemente están aprendiendo, aunque ese aprendizaje no se pueda cuantificar pero sí cualificar porque supone la base estructural de la personalidad, de la inteligencia y de la emocionabilidad. (Josefa Martín Luengo, Paideia. 25 años de Educación Libertaria).
  24. Una sociedad como la que actualmente tenemos y padecemos, se asienta en una economía capitalista que requiere la competitividad como elemento fundamental de su ejecución y su mantenimiento; por ello, la escuela somete a su alumnado a una dinámica competitiva que desde las edades más tempranas produce frustración, discriminación y represión; situaciones todas ellas que derivan ineludiblemente en manifestaciones agresivas y violentas. (Josefa Martín Luengo, Paideia. 25 años de Educación Libertaria).
  25. Somos seres libres por aquello de que ante cualquier situación siempre tenemos posibilidades diferentes de acción y hemos de elegir, lo que nos lleve a necesitar criterios de elección, es decir: valores éticos. Y también porque somos seres sociales, seres que vivimos en comunidad, y por ello, nuestras elecciones repercuten y tienen consecuencias en las demás personas. Los valores en que se forma cada sociedad, son valores de un grupo, que benefician a ese grupo y debemos tener en cuenta que no es posible ser persona sin autonomía en el pensar y en el actuar. (Josefa Martín Luengo, Paideia. 25 años de Educación Libertaria).
  26. … actualmente la autoridad esta más camuflada y ésta se introyecta por la educación diferenciada que se hace del niño y la niña. A los niños se les educa para que sean dependientes afectivamente, agresivos, activos, privilegiados, competitivos, dominantes, detentadores de Autoridad. A las niñas para que sean dependientes en todos los aspectos, sumisas, sedentarias, con agresividad reprimida para sumir un papel secundario de acatamiento y para ser transmisoras de la autoridad. (Josefa Martín Luengo, Paideia. 25 años de Educación Libertaria).
  27. A cada uno según sus necesidades, de cada uno según su capacidad Proudhon La educación es un arte y una práctica para hacer personas en libertad. (Josefa Martín Luengo, Paideia. 25 años de Educación Libertaria).
  28. En efecto, ningún educador libertario deberia olvidar en su aula o fuera de ella, que dentro del capitalismo es imposible la educación, pues subsiste el Estado de clase, el aparato ideológico de Estado, la propiedad privada de los medios de producción, el sistema de lucro y la plusvalía, la lucha de clases, el binomio dirigentes-dirigidos, la división social del trabajo, la “democracia indirecta”, la mentalidad de consumo… (Carlos Díaz, en el prologo de “La Escuela de Yasnaia Poliana” de Leon Tolstoi).
  29. La escuela, no el aula, es por lo tanto el barrio, las asambleas de trabajadores, los centros culturales y recreativos: todas las obras de la vida comunal son escuela. Toda la comunidad tiene derecho y el deber de participar cada vez más en el proceso educativo comunitario, hasta hacer que la escuela sea superflua. (Carlos Díaz, en el prologo de “La Escuela de Yasnaia Poliana” de Leon Tolstoi).
  30. Ninguno lleva nada consigo; ni libro ni cuaderno; nunca se les impone tareas que cumplir en casa. Y no sólo el niño no lleva nada en las manos, sino que tampoco lleva nada en la cabeza. Nada de lección; no está obligado a preocuparse hoy de lo que hizo ayer. No se tortura el entendimiento para la lección que va a seguir. No lleva más que a sí mismo, su naturaleza impresionable, y la certeza de que la escuela será hoy tan alegre como ayer. No piensa en la clase hasta el momento en que ésta comienza. (Leon Tolstoi, “La Escuela de Yasnaia Poliana”).
  31. Fuera no hacía frío; una noche de invierno, sin luna, con nubes en el cielo. Cerca de una travesía hicimos alto. Los mayores, de más de tres años de escuela, se pararon ante mí rogándome que les llevase más lejos; los pequeños se miraron un momento, y después precipitáronse a la parte de abajo del monte. Los menores estudiaban hacía poco con un nuevo maestro; entre yo y ellos no reinaba aún la misma confianza que entre yo y los mayores. (Leon Tolstoi, “La Escuela de Yasnaia Poliana”).
  32. Allí donde los exámenes están introducidos (bajo el término exámenes entiendo toda obligación de responder acerca de un punto dado), parece sólo una nueva materia inútil, que demanda un trabajo particular, aptitudes especiales; y 30 esta materia se llama preparación para los exámenes y para los deberes. El alumno de instituto aprende la historia, las matemáticas, y además, y sobre todo, el arte de responder en los exámenes. Yo no encuentro que este arte sea una rama útil de la enseñanza. (Leon Tolstoi, “La Escuela de Yasnaia Poliana”).
  33. El maestro está siempre llevado involuntariamente a escoger para él el procedimiento de enseñanza más cómodo. ¡Cuanto más cómodo es este procedimiento para el maestro, más incómodo es para los discípulos! Sólo es bueno aquel que satisface a los alumno. (Leon Tolstoi, “La Escuela de Yasnaia Poliana”).
  34. Una de las posibles maneras de mantener el control sobre el “rebaño desconcertado” es adoptar la concepción de la escuela que propuso la Comisión Trilateral: las escuelas son las instituciones responsables del adoctrinamiento de los jóvenes. Los miembros del “rebaño” tienen que ser rigurosamente adoctrinados en los valores e intereses de tipo privado y estatal-corporativo. Los que asimilen mejor esta educación en los valores de la ideología dominante y demuestren su lealtad al sistema doctrinal, podrán, a la postre, entrar a formar parte de la clase especializada. El resto del “rebaño desconcertado”, por el contrario, ha de ser mantenido a raya, de forma que no creen problemas, sean simples espectadores del desarrollo de la acción y no reflexionen sobre aquellos aspectos de la realidad que son de veras importantes. La clase instruida considera que es imprescindible para el “rebaño”, porque este es demasiado estúpido como para gobernar sus asuntos por sí mismos y lo haría mal… (Noam Chomsky, “La (des)educación).
  35. Dewey afirmaba que el poder reside hoy en el control de los medios de producción, distribución, publicidad, transporte y comunicación. Quienes los controlan gobiernan la vida del país, aunque sea sin perder las formas democráticas. El sistema del poder real, el origen de la coerción y el control, son los negocios que persiguen el beneficio privado mediante el control de la banca, la agricultura y la industria, reforzado por el dominio de la prensa, de los agentes publicitarios y l resto de medios de publicidad y propaganda; hasta tanto este sistema no sea desballestado, no se podrá hablar de verdadera democracia y libertad. Dewey esperaba que la clase de educación que postulaba en sus escritos, es decir, la producción de seres humanos libres, podría ser un mecanismo útil para socavar ese absolutismo monstruoso. (Noam Chomsky, “La (des)educación).
  36. Cada pequeña cosa que logréis cambiar en la escuela repercutirá en la sociedad. Y cada pequeña cosa que cambiéis en la sociedad podrá tener consecuencias en la escuela». Que así sea y pronto. Para domar a los jóvenes se sirven de muchas armas: TV, prensa, cine, chantajes, miedos y sobre todo de los adultos que están en contacto directo con ellos: padres y profesores. Los niños, los jóvenes y los adultos no son necesariamente enemigos. Es posible colaborar con los adultos a condición de que éstos tomen conciencia de su propia sumisión e impotencia y decidan dejar de tragárselo todo y salir de su embrutecimiento. (El libro rojo del cole).
  37. Pero vosotros debéis saber que los verdaderos cambios sólo se producen cuando los interesados los llevan a cabo y los imponen. Sólo vosotros podéis decidir lo que os interesa cambiar y cómo queréis hacerlo. Sólo el que sufre una opresión puede quitársela de encima. El libro rojo del cole
  38. No lo olvides: todo lo que sabes lo has aprendido tú y tú solo. Eres tú quien debe sudar para aprender. Tu profesor no puede hacerlo en tu lugar. Todo lo que él puede hacer es darte los medios que necesitas para que te pongas a aprender por tu cuenta. (El libro rojo del cole).
  39. Cuando uno se aburre, lo único que aprende es a aburrirse. Y esto ocurre tanto si se trata de una clase de geografía, como de historia o de «mates»… … Si siempre hay que hacer las cosas de la misma forma, sólo se aprende una manera de hacerlas. Y después no será fácil apañárselas en todas las situaciones nuevas que inevitablemente se presentarán. (El libro rojo del cole).
  40. Quieren organizarte eI tiempo que pasas en la escuela, pero, además, creen que es conveniente no dejarte malgastar a tu gusto tus horas de libertad. La escuela cree que es incapaz de enseñarte las cosas necesarias solamente durante las horas de clase. La escuela quiere darte «buenos hábitos de trabajo». Por esto quiere inculcarte el sentido de lo que la escuela llama el «deber», es decir, algo que la mayoría de las veces resulta soberanamente fastidioso. Para quitarse de encima las responsabilidades y hacerte sentir que es culpa tuya si no aprendes lo suficiente en la escuela, los profesores te ponen deberes para hacer en casa. (El libro rojo del cole).
  41. Los profes influyen a menudo sobre vosotros sin que os deis cuenta. Directa o indirectamente imponen determinadas normas de conducta y en parte dirigen vuestro desarrollo y evolución. Pero también vosotros podéis dirigir su evolución. Las relaciones entre jóvenes y adultos no son verdaderamente positivas y fecundas más que cuando unos y otros pueden influirse y enseñarse mutuamente. No creas que es difícil influir en un profe. Todo lo que dices, todo lo que decís y, sobre todo lo que hacéis, aunque no os deis cuenta de ello en aquel momento, influye más o menos en el profesor. (El libro rojo del cole).
  42. Los malos profes y los profes autoritarios son casi siempre personas que en el fondo tienen miedo. Muy a menudo tienen miedo de los alumnos, y es por ello por lo que buscan imponerse mostrándose muy severos o muy distantes. Tienen miedo de que sus alumnos tengan razón y ellos estén equivocados. Tienen miedo de que si relajan su autoridad o se muestran más flexibles dejan el campo libre al caos y a la anarquía. Si estos profes tienen miedo es ante todo porque ellos jamás han tenido confianza en los demás; piensan que los otros son incapaces de dirigirse a sí mismos y de encontrar por sí mismos las soluciones a ciertos problemas. Si no tienen nunca confianza en los demás es debido esencialmente, a que tampoco tienen confianza en sí mismos. No están seguros de tener razón y necesitan apoyarse constantemente en su autoridad.
  43. En la escuela, las notas tienen la misma utilidad que una especie de soborno para obligaros a hacer cosas que no queréis. El sistema basado en las notas obliga a trabajar por éstas y no porque os guste el trabajo y lo encontréis interesante. En algunas escuelas las notas se convierten en un fin en sí, exactamente igual que el dinero para muchas personas. A los alumnos que obtienen mejores notas (o más dinero) se Ies considera como los mejores, independientemente de cómo y por qué las han conseguido, y de cómo son realmente como personas. (El libro rojo del cole).
  44. Después se avecinan los exámenes que deben decidir la carrera, y todos los escolares están atados a su manual como el preso a su bola. El libro es el mismo para todos y para todos la materia se sucede en el mismo orden. Así, cualquier iniciativa de la curiosidad intelectual está prohibida y el soniquete del recitado cotidiano ocupa el pensamiento libre, de la expresión espontánea de la ideas. (Elisee Reclus).
  45. Educar significa ayudar a cualquier ser humano sin excepción en el difícil proceso de autoliberación de las fuerzas inhumanas que tienden a anunciarlo como individualidad, es decir, a realizarse plenamente a si mismo no sólo en el interior de su conciencia sino también en el contexto político y social en el que tenemos que vivir. (Tina Tomassi, en “Breviario del Pensamiento Educativo Libertario”).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar